Inαlfaβ

Lipograma sin la e

Si voy a batir con las manos un libro urgirá para mí no ir habitual, inclino visitarlo cuando lo ansió con apuro. No distinto: si lo hago supra un sofá, mi cama o alfombra; condición: un sol. Por la mañana si mi vidrio da a las montañas, otras horas si mi vidrio da al otro lado. Así haya pasión ahí por mi razón, no inclino ir al final. Causa ansias para mí contar y calcular las páginas, razón para solo mirar al grosor. La portada sí daña un libro. Odio la caligrafía minúscula. Supongo sufrir algún mal agitador para visitarlo y confundo muchos juicios mostrados. Cuando niño batía las hojas con más habito para ocultar a mi yo al vivir la fantasía anotada. Agrandar mis años hizo difícil localizar otro mundo y cuando lo hayo soy muy afortunada, agraciada con la vida. 

Ricardo Landines