Desenredar

El cachemir de mi mente se deshace en una espiral difícil de descifrar sobre todo usando ese viejo código que me dio el vejestorio de mi mamá. El algodón en mi mente tira hacia los lados y el olor que emana es nauseabundo, como las llantas de un camión en llamas que ha perdido los frenos en la carretera 66 que no conduce a ningún lugar en especial, solo el camino a mis pantalones que alguna vez estuvo marcado, derribado y sistemáticamente deshidratado por un vaquero vestido con un traje a rayas y un sombrero Stetson inclinado hacia un lado para mostrar un poco de ventaja sobre los enemigos no-personas que se atrevieron a desafiar su pragmatismo a la luz de una teoría absurda propuesta por algunos con el ego fracturado: Niño “brillante” con una infancia triste que resultó ser un científico. El tosco vaquero siguió el rastro dejado por el agonizante olor del caracol que fue torturado por unos borrachos que se negaban a creer que no podía llevar el carruaje a rebosar con valijas que cargaban mis palabras y sentimientos al respecto del asunto. ¿El asunto? ¿Qué importa? ¿Es un asunto porque me preocupa? Rasgar, las cortinas del gran (o promedio en el caso de los científicos) rosado venoso debió haberme hecho vagar por el valle; hay que estar cansado para no perderse. Ahogarse es bastante fácil. En cualquier caso, los ladrillos construidos alrededor del pozo en el que me arrojaron fueron considerados responsables del desmoronamiento no pretendido y definitivamente inesperado que ahora me ha dejado rascando en las oscuras y toscas colinas cubiertas de la cinta. Debo rebobinar con un bolígrafo y sentarme con la cabeza entre las rodillas, medias veladas, líquido raquítico, para escuchar la voz olvidada del niño que se convirtió en el vaquero que recorre la casa de la que mi madre es prisionera. Necesito encontrar la clave, cifrado, código, mensaje, para abrirlas. Abrir las cortinas.
,