Del mismo modo en el sentido contrario

Él y yo

Él prepara su café en la mañana y sale al balcón; yo con un pocillo de aguapanela y un mojicón.

Él vestido de rojo, zapatillas nuevas y gafas de sol; yo con jeans, camisa y corbata, para lucir mejor.

Él siempre seguro, con la espalda recta y la mirada al frente; yo casi con joroba, caminando torpemente.

Aunque él no lo quiera, siempre se hace notar, con su risa escandalosa y su forma de hablar; yo solo sonrío, porque a veces no entiendo sus chistes y él al darse cuenta me invita a bailar.

Él con pasos sofisticados y bien coordinados, yo con la pata chueca y bien oxidado.

A él le gusta volar en las noches, con un Pielroja en la mano y chicles de menta; yo prefiero caminar entre las luces de la gran ciudad en medio de una tormenta.

A él le gusta la música en inglés, pop, jazz, blues y Rock and Roll; yo prefiero la música pa´planchar, para gritar a todo pulmón “Él me mintió…”.

Ella y yo

Ella prepara su café en la mañana y sale al balcón; yo con un pocillo de aguapanela y un mojicón.

Ella con vestido rojo, tacones altos y gafas de sol; yo con jeans, camisa y corbata para lucir mejor.

Ella siempre segura, con la espalda recta y la mirada al frente; yo casi con joroba, caminando torpemente.

Aunque ella no lo quiera, siempre se hace notar, con su risa escandalosa y su forma de hablar; yo solo sonrío, porque a veces no entiendo sus chistes y ella al darse cuenta me invita a bailar.

Ella con pasos sofisticados y bien coordinados; yo con la pata chueca y bien oxidado.

A ella le gusta volar en las noches de luna llena, con un Pielroja en la mano y chicles de menta; yo prefiero caminar, entre las luces de la gran ciudad durante una tormenta.

A ella le gusta la música en inglés, pop, jazz, blues y Rock and Roll; yo prefiero la música pa´planchar, para cantar a todo pulmón, “Pasa ligera La maldita primavera …”.